Plato volcánico

39,80

Hace mucho tiempo que llevo intentando combinar la elegancia con el escentricismo y, en este plato hondo, creo haberlo conseguido.

Es un plato en unas tonalidades bastante sobrias y que, en un principio, no parece nada llamativo, pero lo interesante de este plato no está en la cerámica en sí, sino en el producto o elaboración que lo acompaña.

Me explico.

Aunque el aspecto sea discreto, su esmalte negro brillante en la superficie incita a combinarlo con un producto que le aporte color, y no cualquier color, sino que además un color llamativo.

El plato en sí ya tiene volumen, por lo que es ideal para cremas, sopas, caldos, etc. que normalmente son presentaciones bastante planas. Pero se le exprime su máximo potencial al seguir jugando con los volúmenes en la propia elaboración, dando así una sensación de un «todo» como si de una obra arquitectónica se tratase.

Por otro lado, combino la textura extrema de la parte inferior con un liso absoluto de la parte superior. Al igual que juego con los dos extremos de la gama cromática que son el blanco y el negro.

Es un plato que creo que puede dar mucho juego y me gustaría ver como le sacas todo su potencial.

Agotado