Plato piedra de mar

39,80

Hay algo mejor que servir una buena comida, y ese algo es servirla con un buen emplatado.

Este plato de cerámica, igual que el resto de platos, está cocido a 1250ºC por lo que puedes colocarlo tranquilamente sobre una brasa y calentarlo para matener el plato y el producto a una temperatura adecuada.

El esmalte juega en su base con un azul claro y un blanco suave combinándose aleatoriamente entre ellos para crear ese efecto de degradado tan interesante. Además, le he aplicado una capa un poco más oscura simulando una oxidación natural que le da ese aspecto de longevidad a la pieza.

Y por último, con su forma redondeada, he buscado a propósito esa sensación de «pedrusco» que le otorga más empaque y robustez. Aunque realmente la pieza está hueca en su interior y no pesa los 48kg que aparenta pesar.

Personalmente, me gusta servir comida que tenga un toque «rústico» en este tipo de platos, creo que le da más fuerza aún a la historia de la elaboración.

 

Agotado