Taza postapocalíptica

22,85

¿Que pasaría si intentásemos clavar un clavo en una taza de café? No hace falta ser Einstein para saber que se rompería en mil pedazos ¿verdad? Eso sin contar con las fugas de líquido que esto ocasionaría. Pues mira,  yo lo he hecho. Le he puesto clavos a una taza y me he quedado tan ancha.

En esta pieza juego con la posibilidad de lo imposible, simulando una taza «postapocalíptica» donde todo lo que conocemos ha sido destruido y no nos queda más remedio que volver a construirlo juntando partes de aquí y allá.

Y si todavía estás con la mosca detrás de la oreja yo te lo aclaro: No son clavos, tampoco son grapas y no, no está sucia. Es una taza 100% cerámica y resistente al paso del tiempo. He jugado con la simulación del metal y diferentes óxidos para conseguir ese aspecto metálico y envejecido que le da a la taza este aspecto tan característico.

 

 

Agotado