Vaso norteño

19,90

Podría haberlo llamado vaso norteño porque su color me recuerda a la piedra caliza, muy típica del norte. También podría haberlo llamado así porque viene muy bien para tomar caldos y conservar el calor del interior. Pero la verdad es que le he puesto ese nombre porque su color me recuerda a las rocas repletas de musgo que podemos encontrarnos en la cara norte de casi cualquier montaña.

Es un vaso rústico, de diseño tipo escandinavo que conjunta a la perfección con una vajilla blanca, beige o incluso con un blanco roto.

Seguramente, en la sección de platos que tienes un poco más arriba, encontrarás varios compañeros de mesa que hagan juego con estos pequeños receptáculos 😉

Agotado