Sobre mí

…hecha de ideas, paciencia y un montón de formas raras.

En mi casa siempre me decían que con la comida no se juega, y yo, como no me podía estar quieta, me puse a jugar con los platos, los vasos, y con todo lo que pillara en la mesa menos con la comida. Al final terminé llevando al extremo mi pasión de jugar con la vajilla y empecé a hacer de ese juego mi oficio.

Carmen Pérez Martín

Ya han pasado más de 35 años desde que empecé a llenarme las manos de barro para crear mis primeras esculturas. Eso son muchas piezas, hornadas, esmaltes, pruebas y cada vez con más cosas por aprender. Siempre me ha llamado más la atención la escultura artística que la cerámica del hogar pero, con el paso del tiempo, he descubierto que ambas modalidades pueden complementarse estupendamente y por eso he combinado lo mejor de la escultura con la practicidad de la vajilla para ofrecer al mundo gastronómico una alternativa a la aburrida porcelana blanca.

A lo largo de todo este tiempo he ido evolucionando y mejorando mi técnica hasta llegar al punto de poder ofrecer un trabajo que puede que sea para un público muy concreto y reducido pero que a su vez es muy exigente con la presentación de una mesa.