Platos de cerámica

¿Te gusta cuidar cada detalle de tu hogar? ¿Quieres que tus invitados se sorprendan al sentarse en tu mesa? Si es así puedo asegurarte que mis platos de cerámica no suelen dejar indiferente a nadie.

Estoy segura de que tus preparaciones lucirán mucho más originales y resaltará más el producto si se encuentran sobre una vajilla que le dé a tu comida un protagonismo absoluto a la vez que le acompañe en la composición visual.

Platos de cerámica artesanal

Si te apasiona la cocina estoy segura de que ya sabrás valorar un producto hecho a mano. Y al igual que tu pasas un porrón de horas metid@ en la cocina para crear tu obra de arte, yo paso todo el día en mi pequeño taller de cerámica para crear una por una cada pieza que puedas ver en mahaian.com.

Por eso el stock de cada pieza es tan limitado, porque no soy una máquina de hacer cerámica y, si te digo la verdad, me gusta tomarme con calma mi trabajo y dedicarle a cada pieza el tiempo que sea necesario para conseguir la excelencia.

Si quieres una vajilla más grande y no hay stock suficiente en la tienda, por favor, escríbeme y estaré encantada en hacer una vajilla personalizada para tus necesidades al mismo precio que el resto de platos. 😉

Platos de cerámica decorados y pintados a mano

Realmente los platos no están pintados como tal, aunque en alguno de los resultados finales pueda dar la sensación de que es así.

El proceso es mucho más complicado que coger un plato de los chinos y pintarlo, pero bueno, creo que eso se ve a simple vista 😛

Cuando yo termino de darle forma al plato y una vez que la cerámica está seca, le doy un primer horneado a la pieza. Después es cuando empiezo a “decorar” el plato; primero hago un esmalte mezclando distintos tipos de “polvitos” (mayormente óxidos y fundentes) y después pinto la pieza con ese esmalte para acabar dándole un último horneado.